fbpx Skip to content

Señales de que vives el síndrome del artista

1. El altar de santos

¿Tienes una lista de personas que admiras demasiado? ¿los estás enalteciendo? ¿te sientes casi religiosx?

Puede que algo de ti se esté reflejando en ellos, pero no te sientes capaz de llegar allí, por eso atribuyes esos reflejos como un don o superpoder en otros, cuando realmente son el resultado del esfuerzo de esos artistas con un relacionamiento público bien pensado, y capaz un toque de suerte.

 

2. La valoración

Te exiges demasiado, buscas la perfección, te subestimas, necesitas aprobación de otros para confiar en tu talento ¿te suena?. El concepto que aprendimos del arte no corresponde porque el espectro de actividades que se consideraban arte, hoy se quedan cortas para los talentos que hemos desarrollado como humanos. Es complicado, pero eres capaz de valorarte desde adentro, no te compares.

3. El libertinaje

Rompes todas las reglas, no tienes metodología, el tiempo y tú nunca van al mismo ritmo, dependes de tu estado de ánimo y por lo general arrancas a trabajar cuando las condiciones son exactamente lo que tú esperas que sea.

No diré mucho, pero si coincides con todo esto, tenemos un grave problema de gestión mi hermanx.

4. Acoso a la musa

La esperas, la invocas, la llamas, le oras, nunca llega. No te la sacas de la cabeza, cada vez la idealizas más que con el tiempo pasó de ser musa a pesadilla. La inspiración existe, pero jamás viene de donde la esperas. La inspiración es como el verbo to be, y cuando acosas a la musa te conviertes en un comercial de open english, malo, muy malo.

5. Los rituales

Tienes rituales, haz identificado un punto de encuentro con esa musa, le sabes hablar o al menos, estás aprendiendo. Debes cuidar esos rituales, porque como todo en la vida, también vencen si no los mantienes en constante transformación, algunos pueden ser contraproducentes. Son valiosos, pero ten cuidado con esos que alimentan todas las señales anteriores.

6. Los cerebrollos

Te complicas demasiado. Sufres con tus procesos de creación. El artista consciente o no, pare ideas a cada momento, y desprenderse de esa idea puede ser un verdadero reto para muchos. Quizás mientras buscas hacer perfecta esa idea, el tiempo pasa y tu sigues intactx en el mismo punto, evitando que el movimiento haga la parte del trabajo que realmente valida la idea.

¿tienes el síndrome? 

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *