Quiero contarte mi historia. 

En 2019 tenía 1 año viviendo fuera de mi país, 4 años graduada como Lic. en Diseño integral y una maleta cultural de creencias sobre el mundo. A la semana de estar en Medellín ya tenía una oferta de trabajo soñada pero, vivía con mucha preocupación porque toda mi familia sigue en Venezuela. Salir de Venezuela es una sacudida, la marihuana, el encuentro con viejos y nuevos amigos y la vida fuera del comunismo tenían a mi creatividad en su mejor momento, acumulé muy buenas ideas que no tenía idea cuándo ni cómo podría desarrollar. Ese año me encontré dando más de lo que podía como creativa, con mi familia y como pareja ¡mi primer cerebrollo!

 

Sigue bajando

 

El estrés comenzó a llegar de todos lados y se mezcló con un estilo de vida sedentario lleno de adicciones a la comida y otros placeres efímeros. Mi cuerpo comenzó a exigir que me detuviera. El estrés me llevó del colon irritable a los antidepresivos, terminé con una irritación del nervio ciático que me impidió caminar durante par de semanas e incluso me hizo renunciar a mi trabajo. Duré meses entendiendo que aquel escenario tenía todo que ver con mi sistema nervioso y la maleta cultural con la que me vestía para hacer mi trabajo. 

 

Sigue bajando

 

Sin trabajo, sin poder caminar por la ciática y con deudas por pagar, mi cerebro sacó la lista de ideas que había acumulado durante el año y se enfocó en transformar aquella experiencia en un kit de autogestión que le facilitase el camino a otros creativos que como yo estaban lidiando con el estrés acumulado y el desarrollo de sus ideas. Tras ese episodio de mi vida ¡nace cerebrollo!

Sigue bajando

 

Ahora, me parece que es mucho más evidente la conexión entre nuestras vidas privadas y los problemas que enfrenta la industria creativa. Problemas como el síndrome del impostor, la ansiedad, la procrastinación y la adicción al Internet son realidades vigentes que afectan todo lo que respecta a nuestras tareas de gestión y, cuando esto último no anda bien, nuestra vida privada se ve afectada también. 

Sigue bajando

 

En 2021 se cumple el segundo aniversario de Cerebrollo y tras un año validando los primeros métodos de gestión estoy lista para compartir todos los aprendizajes con la mayor cantidad de personas que puedan llegar a el. Actualmente curso un Master en creación de proyectos ambientales y sigo investigando cada rastro creativo que llama mi atención en Internet. 

 

Sigue bajando

 

Seguiré estudiando los efectos del siglo XXI en la mente latinoamericana y mientras descubro hacia donde me lleva esta experiencia, crearé nuevos talleres, experimentos y métodos de gestión que faciliten los procesos creativos de otros cerebros. Si te interesa probar todo lo que he diseñado puedes acceder a mi trabajo desde Patreon.

 

Espero conocerte pronto, con amor, Marli.

[email protected]

+57 320 517 08 26

Medellín, Colombia.

www.cerebrollo.guru es el espacio donde compilo los avances del proyecto pero, no existe tal cosa como un gurú, es solo un guiño cultural para saber desde qué lugar lo miras.